martes, 3 de febrero de 2015



Los tiempos han cambiado, las personas tienen menos tiempo para realizar actividad fisica y cada vez son mas exigentes en la calidad del servicio que brindan los gimnasios / clubes. 

Los números nos siguen indicando que el sedentarismo se incrementa y la idea de entrenar bajo una propuesta divertida y entretenida surge para tratar de adherir a mas personas al ejercicio físico. 

Los gimnasios funcionales son una buena alternativa para entrenar y divertirse. Mediante el entrenamiento funcional se entrena al cuerpo humano como una unidad, realizando movimientos que utilizan grandes grupos musculares obteniendo como beneficio una actividad social, dinámica, monitoreada, fácil de realizar, adaptada a cada persona y divertida.




Esta manera de ejercitarse se practica en formatos grupales donde a cada hora del día comienza una clase / entrenamiento con diferentes niveles de dificultad y adaptable para que la mayor parte de la población pueda realizarla. 
A diferencia de un gimnasio convencional, donde los clientes siguen una “rutina” de ejercicios planificada por los profesores / entrenadores, estos espacios cuentan con un mismo entrenamiento que dura de 7 días.
Según el indice de participación de las personas en los gimnasios en Argentina, el promedio de asistencia es de 2 a 2,5 veces por semana, dando como resultado que las personas realicen la actividad de 2 a 3 veces para luego cambiar a un nuevo entrenamiento. 

Al comenzar el entrenamiento se separan a las personas en estaciones, de acuerdo a su condición fisica, edad, nivel de entrenamiento, etc.
La fracción del tiempo de trabajo vs tiempo de pausa colabora en realizar todo mas fácil, dado que los clientes no cuentan repeticiones sino que realizan los ejercicios en un tiempo determinado y al finalizar una señal sonora avisa que pueden cambiar de estación. Esto favorece la tarea del entrenador / profesor que no tiene que observar un reloj, manteniendo su mirada en la correccion técnica, motivación y diversión de los grupos. 

A la hora de enseñar los movimientos del cuerpo humano hay que tener en cuenta que un movimiento, por lo general:

1er día  Se lo ejecuta por primera vez, y aprende.
2do día  Se lo realiza por segunda vez, aprende y ejecuta correctamente.
3er día  Lo repite la tercera vez, aprende, ejecuta correctamente y puede agregarle su intensidad de acuerdo a su objetivo (mayor recorrido angular, carga, velocidad, etc).
4to día  Ya cambia el entrenamiento y comienza de nuevo.




En el aprendizaje entran en juego dos factores clave: la comunicación y la interacción entre los clientes.

El primer punto es la comunicación que se realiza en forma visual y verbal. Por ejemplo, el entrenador / profesor dice: “en esta estación realizaremos una sentadilla, debemos flexionar las rodillas y las caderas simulando sentarnos en una silla”, mientras él mismo lo va ejecutando. En este momento es donde se obtiene la completa atención de las personas mientras observan las recomendaciones.

El segundo punto es la interacción. Como medida antes de comenzar debemos agrupar a las personas, algunos tips para esto: peso, altura, historial de entrenamiento, etc. Aquí los mas experimentados colaboran en hacer participes a los que recién se suman y comienza un vinculo social entre las personas creando una comunidad.



Un factor que colabora en la interacción es el desafío. Los profesores / entrenadores conectan con los clientes en cada estación generando que entre todos puedan ayudarse, motivando a terminar el ejercicio.  

Es importante comprender a la hora del aprendizaje que hay ciertos movimientos que la gente no puede realizar, por eso, la “adaptación” como proceso es algo que todo profesor / entrenador debe trabajar con los clientes.

En resumen, el objetivo es "adaptar el ejercicio a las personas” y como resultado la adhesión de las mismas a la actividad fisica, teniendo un espacio de salud e interacción social, entrenamiento y diversión. 



0 comentarios:

Publicar un comentario